Reflexiones de una invitada sobre su paso por el mundo “animalista”

Llega un día en que decides complicarte la vida. Hay muchas formas de hacerlo y en casa elegimos ayudar a unos seres muy desfavorecidos que son los galgos. Teníamos a Maya y a Abby gracias a que alguien las había ayudado, así que nosotros decidimos ayudar a otras mayas y abbys para que algún día salieran de su miseria y pudieran hacer tan felices como a nosotros a una familia. Una tarea altruista y desinteresada que nació de la simple ilusión de ayudar y de hacer algo bueno en esta sociedad.
Fueron llegando los perros y con ellos las personas. En estos casi 3 años han pasado muchas personas y también unos cuantos personajes. Primero un grupo de personas a las que conocíamos poco y decidimos que no merecía la pena llegar a conocer. Primer lastre soltado y empezamos a navegar con brío. Se siguió uniendo gente con ganas de opinar, malmeter, decir lo que se debería hacer, etc, etc, etc. Hablar es gratis y criticar muy satisfactorio cuando tú realmente no estás haciendo nada. Afortunadamente los perdimos de vista, algo que me produjo alegría, porque soy muy mala y me alegro de esas cosas.
Conseguimos ser un grupo bastante grande, con muchas casas de acogida, y se dieron muchos perros en adopción de forma responsable, que era el objetivo. Ayudamos a un par de asociaciones acogiendo y dando en adopción a muchos de sus galgos. Algunos se aprovecharon de nuestro esfuerzo y trabajo durante un tiempo, hasta que un día decidimos decir eso de “hasta aquí hemos llegado”. ¿Qué consigues con eso? Pues a parte de quitarte gente indeseable y rastrera del medio, reafirmar tu fama de mala persona. Porque mientras unos se dedican a ir hablando por ahí a la gente ávida de cotilleos porque su vida es muy triste, otros cerramos la boca y preferimos no defendernos de ataques basados en la defensa de lo indefendible.
Cuando la colección de enemigos es considerable gracias a mi afición de decir lo que pienso, defender el fruto de mi esfuerzo y seguir por el camino correcto, todo lo que haces o dices empieza a ser mirado con lupa, porque claro, con todo lo que se ha contado por ahí sobre lo mala persona que soy, en algo estará fundamentado ¿no? Además, cuando te pasan cosas de este tipo, te das cuenta de que la mayoría de la gente no merece la pena, son como las ovejas bobas. Algunos, que son muy santos y les pondrán algún día en un pedestal, manifiestan hacia ti una tirria desconocida hasta entonces. Otros, que son muy correctos y educados, permanecen en la sombra esperando el momento de pegar el hachazo para participar en el ensañamiento.
A medida que va pasando el tiempo vas perdiendo lo que antes era tu vida. Todos los días hay trabajo que hacer mientras oyes los cacareos. Eres un elemento al servicio del público. Vas y vienes, traes y llevas, haces y deshaces. Aguantas tonterías que nunca creías que se iban a plantear, porque estás para eso, para aguantar los caprichitos más estúpidos e insolentes. Y procura tener la sonrisa puesta, porque en cuanto la quitas…. zas!
La mochila se va llenando de piedras y empieza a pesar bastante. Pones las cosas en la balanza para tomar una decisión. En mi balanza había esto:
– Cosas a favor: ayudar a los perros, que es el único objetivo que tengo, aunque ya está muy deteriorado porque han pasado muchas cosas en mi vida y cada vez me merece menos la pena
– Cosas en contra: la gente. No todos, pero sí muchos. Las estupideces, las exigencias, la gente que no está mentalmente equilibrada del todo… Y también está la falta de apoyo de gente que crees que te debería apoyar
La decisión más inteligente que he tomado en mi vida ha sido quitarme esa mochila, y con ello, quitarme del medio. Algo que muchos estaban esperando y que seguro que han celebrado. Porque no olvidemos que soy mala, muy mala. Y además no aportaba nada, todo el día poniendo malas caras y metiendo contestaciones, era lo único que hacía.
Ahora ya se puede hacer y decir lo que se quiera, convertir las cosas al gusto del consumidor, jugar a las pandillitas en el patio de recreo y dejar que se una todo aquel que estaba esperando a que los elementos incómodos desaparecieran. Sean todos bienvenidos, que la mar ha vuelto a estar en calma!
En cierto modo he malgastado mi vida durante casi estos tres últimos años. Me llevo cosas muy buenas, como los perros a los que hemos ayudado y algunas personas a las que hemos conocido, muy pocas. Pero la verdad es que ya no merecía la pena, porque cuando te cuelgan el cartel de persona non grata llega un punto que la energía se agota y es mejor apartarse. Hay que darle ese gusto y esa tranquilidad a la gente. Seguir el camino inicial ya no compensa y menos cuando ya hay galgos en las perreras de la región.
Hay personas que tienen el don de la simpatía y otras el de la antipatía. Yo soy de las del segundo grupo, qué le vamos a hacer, no se puede agradar a todo el mundo, y en el mundo “animalista” hay gente que sólo está para hacer “amigos”.

María

5 comentarios so far »

  1. 1

    Susivel said,

    Salvando las distancias (más que nada porque yo no tengo nada que ver con el mundo “animalista”) no sabes cuánto te entiendo.
    A la gente le encanta hablar de lo que no sabe. Y lo que es peor, hablar creyéndose expertos del tema. Y si das una mala contestación (por lo general bien merecida, ya que llega un punto que es inevitable) se te tacha como mala persona, desagradable y poco paciente. Lo se porque yo ya tengo colección de esos cartelitos.
    La vida, por desgracia, es así. Las personas son/somos así.
    Lo mejor es dejar que te cuelguen esos cartelitos, ver quién lo hace y así saber de quién te puedes fiar.
    Además, como dicen por ahí “la publicidad,aunque mala, siempre es buena” 😉

  2. 2

    Vera said,

    Llevaba mucho sin leerte y hoy, precisamente hoy, leo este post.
    Tranquila. Sigue tu ritmo. Uno ni unas veces es tan santo ni otras tan diablo, así que simplemente sigue tu camino. No temas por las críticas, te fortalecen. Eso si, cuanto más les ignores más se enfurecen!pero tu has de seguir caminando.Al principio te conviertes en la diana de las críticas, pero con el paso del tiempo, al seguir apostando por crecer y estar lejos de las actitudes chismosas, sales de un “área de confort” que ya no te sirve y ellos se quedan instalados en ese area de confort casposa, de por vida!.
    La lastima es que consiguen contaminar por el camino a mucha gente que merece la pena, pero ya te digo, con el tiempo…todo vuelve a la normalidad.
    ( te dejo un enlace que te gustará y te animará, además de que te hará entender mis palabras, no se cual de los dos es el bueno)

    Enhorabuena por tu labor perruna.
    En la distancia, fuera de la contaminación y sabiendo esperar, hay gente que sigue el camino. Te bifurcas y cuando pasa el tiempo vital necesario para cada cual, te encuentras.

  3. 3

    mayaporni said,

    Gracias por vuestros comentarios.
    Vera, me alegro de volver a leerte. Un vídeo muy revelador, sí señora.
    Ha sido un año muy malo pero ahora que he recuperado mi vida feliz me parece que Maya también va a recuperar sus ganas de hacer redacciones 🙂

    • 4

      Inés said,

      Hola Marìa, después de mucho tiempo veo que Maya ha vuelto a escribir… y después leo este post.
      Sé exactamente còmo te sientes, lo mismo me ha sucedido en el mismo perìodo… dejé la gente patològica atràs y sigo adelante.
      Sé que da rabia toda la gente desagradable que finje de ayudar a los galgos para satisfacer sus frustraciones… haz hecho bien a seguir tu propia senda.
      El amor y el compromiso que sientes por los galgos se hace evidente en cada lìnea escrita en este blog. No creas que estàs sola…
      Mucha suerte en tu nuevo rumbo, un beso a los tesoros que tienes en tu familia y… por favor… continua a escribir sus aventuras 🙂
      Desde Italia, una amiga

  4. 5

    Leire said,

    Yo os echaba de menos….me alegro de que te hayas deshecho de los lastres. Un beso para tod@s y bienvenido Hugo! ;))


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: