Hugo, uno más de la familia

Durante estos dos últimos años hemos tenido por casa muchos visitantes. Algunos vinieron para estar solo unas horas, lo cual a Abby y a mí nos produjo mucha alegría sobre todo al perderlos de vista, y otros vinieron para pasar una temporadita.
El 3 de agosto papi entró en casa con un perro enorme que venía de una perrera de Córdoba. No paraba de jadear, no estaba acostumbrado a subir tooodas las escaleras que hay que subir para llegar a mis dominios. Era muy tranquilo y respetuoso, no me hizo falta enseñarle mi maravillosa sonrisa para que entendiera quien manda.
Llegó sin hacerse notar y le ignoramos, pero ese perro era muy listo, me di cuenta cuando llegó la hora de salir a la calle. En vez de bajar las escaleras lo bajaron en cuello para que él no tuviera que hacerlo. Abby y yo dijimos: “Guauuuuu”
Sólo estuvo en casa dos días, luego se fue a otro sitio, pero lo veíamos de vez en cuando, siempre tumbado y descansando tranquilamente. Volvió a casa un par de veces y casi siempre bajaba las escaleras en brazos, menudo suertudo! Por la calle todo el mundo se paraba a acariciarlo, eso ya no es tan de suertudo, y él se paraba a saludar amablemente a todos los perros que se cruzaban por nuestro camino.
Un día fuimos a visitarlo y a la hora de marchar abrieron el coche y se lanzó dentro de él sin pensárselo. Vino a casa con nosotros y pensamos que en unos días lo volveríamos a perder de vista, pero poco a poco nos fuimos dando cuenta de que no.
Ya no bajaba las escaleras en cuello, lo hacía por sí mismo, los primeros días muy despacio y luego fue cogiendo el tranquillo. Por la calle teníamos que ir un poco más despacio para que él nos pudiera seguir.

Lleva casi 3 meses con nosotros y se llama Hugo. Nos han dicho que es nuestro hermano y tenemos que ser buenas con él. Lo somos porque se porta bien con nosotras. A Abby la deja que le mastique las orejas y la cabeza y yo incluso le dejo tumbarse conmigo de vez en cuando. Se lleva muy bien con todos los perros, siempre es el primero en ir a saludar, y cuando vamos de excursión al monte o a la playa siempre viene detrás de mí a investigar y espera a mami cuando se pone en plan patosa.
Es un buen compañero y hemos decidido por unanimidad aceptarlo en la manada. Bienvenido Hugo!

556889_10200214829364318_6529441_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: