Archive for septiembre, 2011

Papi, ¿quién es esa señora que entra por la puerta?

Resulta que el lunes pasó algo que nunca había pasado. Estamos acostumbradas a que los lunes por la mañana papi sale por la puerta y no vuelve en unos días, vamos, que nos abandona. Mami se queda con nosotras ejerciendo de amantísima mami y ejemplar teletrabajadora con dos becarios a su cargo, Josito y Rosita (algún día le haremos la presentación oficial, pero para quien no lo sepa, es una felina maligna que nos encontramos por la calle un mal día e hizo pronunciar la famosa frase “Tú eres mi bebé, yo soy tu mamá” que a alguien le da por decir a veces y no tiene marcha atrás). Bueno, pues el lunes por la mañana nuestros progenitores salieron por la puerta y ohhhh… papi volvió solo… “¿Dónde está mami? ¿Volverá pronto? … Seguro que fue a comprar algo rico para el desayuno… ¿Por qué los becarios no están trabajando frente al ordenador a estas horas? … Seguro que la tienda de las cosas ricas estaba cerrada y mami está esperando a que abran… ¿Por qué papi está tan contento y no se va a trabajar? … Seguro que cuando abrieron la tienda de las cosas ricas mami se dio cuenta de que no tenía dinero y tuvo que ir a la máquina que lo fabrica para poder pagar…” Las horas pasaban y no volvía… Nuestros pensamientos cambiaron: “Seguro que mami fue a comprar tabaco pero como no fuma no sabe donde lo venden y está buscando la tienda del tabaco”. Pero el reloj seguía contando las horas y ella no aparecía… “Seguro que mami fue a comprar tabaco y ya no va a volver nunca más, como en las películas…”
Como yo soy la líder de la manada, tras esperar un tiempo más que prudencial, tuve que tomar la dura decisión de comunicarle al resto de la familia la terrible noticia: mami nos había abandonado. Como galgas sabias que somos, decidimos aplicar la solución más drástica, olvidarnos de ella para siempre. Tenemos a papi, no hay problema. Además los becarios estaban la mar de contentos porque ya no había que trabajar. Fiestaaaaaaaaaaa!!!!
Empezamos una nueva vida, pendientes todo el rato de nuestro querido papi, el único humano con el que siempre hemos compartido techo. Josito y Rosita haciendo el mal, nosotras durmiendo hasta no poder más, todo el día por ahí de paseo, visitando a los abuelitos a la hora de comer, que nos dieron muchas cosas ricas… Vamos, las cosas típicas de las galgas de familia monoparental de toda la vida. Hasta que de repente, hoy a última hora de la tarde, papi llegó a casa tras salir un rato y al abrir la puerta no venía solo. Le acompañaba una señorita (muy atractiva, por cierto) con una sonrisa de oreja a oreja y que nos hablaba como si nos conociera. Nosotras, ni fu ni fa, ¿quién será esta señora tan rara? Hasta que sacó del bolso un apetitoso bocadillo de jamón y queso y nos empezó a dar. Por mayoría absoluta, hemos decidido que ella será nuestra mami. Ahora toca esperar a ver cuáles son sus costumbres… mientras tanto… vivan los bocadillos de jamón y queso!!!!

Comments (1) »

Tara, la perra 10

El jueves 8 de septiembre nos subimos al coche para embarcarnos en una excursión muy emocionante. Tras 4 horas de coche llegamos a Logroño. Allí nos esperaban Marta, Jay, Ronnie, Tango, Lionel y la dulce Zuri, que ejercieron de perfectos anfitriones y nos recibieron con mucho cariño. Tras unos minutos en su casa, yo, por supuesto, me subí al sofá y eché una cabezadita, que estaba cansada de tanto viaje. Abby conoció a su primo de Zumosol, Ronnie.

Después de comer y un paseito para airearnos un rato, volvimos a subir al coche. Llegamos a un lugar apartado y que no transmitía buenas vibraciones, empezamos a notar algo raro en el ambiente. Pero nuestros papis y Marta y Jay estaban felices y expectantes dentro de lo que se puede estar en un lugar así, se traían algo entre manos.

No nos dejaron bajarnos del coche, pero desde dentro podíamos escuchar muchos ladridos y algunos quejidos. Estábamos en la perrera, un lugar que no debería de existir. Allí, en uno de esos cheniles llenos de perros tristes y angustiados que no saben lo que les espera, a muchos la muerte en un corto plazo, alguien nos estaba esperando sin saberlo. Allí estaba Tara, sin saber que esa calurosa tarde su destino cambiaría. Sólo se alegraba porque unos humanos se acercaban a ella a través de las rejas y la acariciaban mientras le decían palabras suaves y cariñosas. Aquella galguita esquelética, sucia y con heridas de tener que dormir en el suelo se alegraba porque por fin dejaba de ser invisible.

Después de un buen rato por fin apareció ante nosotras y fuimos a saludarla. Estaba un poco nerviosa y quería volver al único sitio que allí le resultaba conocido, el chenil donde estaba confinada.
Durante el viaje, Tara fue en el asiento de atrás y nosotras en nuestro compartimento para galguitas viajeras. No hizo ni un solo ruido y se portó muy bien. Unas horas más tarde llegamos por fin a nuestro hogar dulce hogar. Abby y yo devoramos la cena mientras nuestra invitada comía tímidamente unas pocas bolitas. Luego se tumbó en una de nuestras camas y descansó toda la noche sin moverse. Debió ser la primera vez en su vida que dormía sobre algo blando.
Tara lleva 15 días durmiendo sobre blando. Es nuestra invitada número 10 y estamos muy contentas de ejercer de anfitrionas, al igual que un día otros lo hicieron con nosotras.
En estos días ha ido mejorando notablemente. Cada día está más contenta y su pelo empieza a recuperarse. Ya ha engordado 800 gramos y empieza a recuperar su masa muscular. La herida que tenía de estar sobre el suelo ya no es lo que era y su piel cada vez tiene mejor aspecto. Ahora sólo le queda ganarle la batalla a la filaria que padece y le hace estar débil. El lunes comenzará el tratamiento y mis hermanitos y yo estaremos a su lado para cuidarla, mimarla y animarla para que se ponga bien lo antes posible. Porque Tara se lo merece. Porque Tara es la invitada número 10 y nos está demostrando ser una perra 10.

Esta entrada va dedicada a todos aquellos perros que no han elegido venir a este mundo y han tenido que sufrir la inhumanidad del ser humano. A las compañeras de chenil de Tara, que no han tenido la misma suerte que ella. A todas esas personas que luchan cada día contra la injusticia e intentan ayudar a todos los animales que están en situaciones indeseables. Dedicada en especial a Marta Santos y a todo el equipo de Galgos 112, por su trabajo y dedicación altruista y desinteresada.
Dedicada también a Bimba, la perra que nos hizo iniciarnos sin darnos cuenta en esto de las acogidas, a Lalo, Inka, Sate, Cloe, Abril, Fiby, Leo, Olivia y por supuesto, Tara. Y también a todos los que han estado de paso, por unos días, por unas horas, como Íbero, Óscar, Sombra, Saranda, Nube y Marlango. Porque todos ellos se merecían una oportunidad y la han conseguido gracias a sus familias adoptivas.

Comments (11) »