Archive for enero, 2011

Intrusos

Hemos sido invadidas. La armonía y la paz que reinaban en nuestras vidas se ha esfumado. ¿Los culpables? Estos dos perretes…

Yo en mi línea. Decido aplicar el protocolo de bienvenida habitual. Me da igual que sean unos renacuajos. Abby se une a mí, decide que ya va siendo hora de dejar las cosas claras. ¿Josito? Josito es un chaquetero, lo vamos a desheredar. Se va con ellos. Por una vez él deja de ser el más pequeño de la casa. Intenta hacerse el líder pandillero, no sabe nada…

Pin y Pon actúan como si estuvieran en su casa. Se dedican a jugar y trastear con todo lo que hay a su alcance, incluido nuestro gatito lindo, nuestra cama, nuestro sofá, nuestro tiburoncito…

Y les da todo igual, no les importa que les miremos mal y les rehuyamos cada vez que se acercan a nosotras… nos están vacilando!!


Afortunadamente unos amables humanos han venido pronto a llevarse a uno de ellos. El blanco y negro. Sólo podemos decir: “Sayonara baby, ha sido un placer!!”

El otro sigue con nosotros… se llama Fredín y es un cabroncete. Para que no se confunda, le damos una de cal y otra de arena. Jugamos un poco con él y luego le miramos mal. No le dejamos que se acerque a nosotras. No queremos que piense que somos sus mamás y le vamos a arropar. Abby y yo somos señoritas de la vida moderna que no queremos cargas ni compromisos. Nada de retoños ni de hacer de niñeras, no tenemos tiempo para eso. Hace lo mismo que Josito cuando llegó. Quiere caernos bien, pero que le cuente el felino, a nosotras no se nos gana de un día para otro, eso hay que trabajárselo. Quién sabe, quizás dentro de un tiempo llegue al status al que llegó nuestro pequeño bigotudo… ya os contaremos…

Leave a comment »

El jarabe que lo cura todo

Nuestro querido Josito, como todos sabéis, vino defectuoso de fábrica. Tiene calicivirus, lo que se traduce en mocos, estornudos, ronquidos y todo tipo de ruidos nasales. Todos los días le dan un jarabe que parece que no le gusta mucho, pero hemos observado que mami le pega algún que otro lingotazo. Dice que así se mantiene sana y no coge catarros.
A nosotras el tema de los catarros nunca nos ha preocupado, no usamos de eso. Pero resulta que con este frío Abby lleva unos días estornudando.
Esta tarde nos hemos quedado solos en casa, cual Macaulay Culkin en cualquiera de sus aventuras, y Abby estornudó un poco. Entonces me dio por pensar, y pensé yo: “Si a Josito le dan el jarabe, y mami también se lo bebe, si le damos un poco de jarabe a Abby seguro que se pone buena”. Lógica aplastante ¿no?
Josito opinó que era buena idea, dice que él se encuentra mejor desde que lo toma, y que no sabe mal, que lo de escaparse cuando se lo van a dar sólo es por joder un poco…
Me convertí pues en la doctora Mayaporni, especialista en catarros y otras epidemias, y le pedí el consentimiento a la paciente para someterse al tratamiento. Ella me miró con carita de “consentimiento consentido”:

y entonces procedí a iniciar el protocolo. Lo primero y más importante es hacerse con el medicamento en cuestión. Fácil, me estiro un poco y me asomo a la encimera para cogerlo. Lo cojo. Lo llevo al sofá para sacarlo de su cajita cómodamente. Lo saco. La paciente está impaciente. Josito anima desde las gradas. Me concentro…. Mierda, esto no se abre… a ver a ver…. que no se abre!!! está muy duro!!! ¿A quién se le ocurre meter los jarabes en un frasco de cristal????
Aborto la operación. Informo a la paciente de que su tratamiento deberá esperar. Ella lo comprende. Una lástima… yo también pensaba tomarlo como medida preventiva…
Mi paciente y yo hemos acordado estornudar efusivamente cuando lleguen esos humanos dotados de manos hábiles para abrir frascos de cristal y a ver si cuela… Aaaaaaachísssssss

Comments (1) »

Footing

A nuestra mami de vez en cuando le da algún que otro ramalazo que se traduce en pequeños intentos de suicidio. Se empeña en salir a correr y la muy perra nos hace ir con ella, porque dice que así le hacemos compañía y se lo pasa mejor.
Se pone su disfraz de deportista y nos vamos al paseo del río. La pobre intenta correr rápido para que no nos aburramos, porque nosotras vamos de paseillo, pero somos buenas y tratamos de poner cara de velocidad cada vez que nos mira para que no se desanime. Además nunca vamos por delante de ella, porque así la muy infeliz se piensa que es más rápida que nosotras. Lo que no sabe es que le vamos haciendo burla mientras no nos ve…
El objetivo es correr 3,5 km lo más rápido posible hasta llegar hasta nuestro lugar favorito, la escombrera. Allí nos suelta y es entonces cuando la humillamos. Mientras ella echa el hígado y lucha contra el infarto cerebral, Abby y yo nos marcamos un sprint que alucina. Corremos y corremos para enseñarle lo que es correr, no eso que hace ella, y cuando ya estamos algo cansadas tomamos un respiro y damos la vuelta.
Cuando llegamos al punto de partida, ella se para toda roja y nos dice lo bien que hemos ido y lo buenas que somos. Luego nos da una galleta para reponer fuerzas y se pone a estirar.
En realidad tendríamos que ser nosotras las que le dijéramos a ella que muy bien, porque la pobre mujer le pone ganas, pero de donde no hay, no se puede sacar. Igual para el próximo día llevamos una galleta para ella, pero se la daremos antes de empezar, así igual le da energía y la cosa se pone más animada.
Si Forrest Gump levantara la cabeza…

Comments (2) »

La señora de la limpieza

Todos los viernes por la mañana, muy temprano, algo me hace irme de mis veladas con Morfeo. Se enciende mi alerta de perra guardiana y rápidamente aviso a la manada. Mami ya suele estar levantada frente al ordenador y me voy a avisarla ladrando por si no se ha enterado de que vienen a invadirnos. Inexplicablemente ella me manda callar, no me deja ladrar para ahuyentar a esa persona que anda sigilosamente por el portal y la escalera. Me hace quedarme en el sofá con la boca cerrada, reprimiendo mis deseos de ladrar a todo volumen para que sepan que aquí estoy yo, dispuesta a luchar cual legionario contra aquel que ose a invadir nuestros dominios.
No lo entiendo, yo sólo quiero protegerles y ellos se limitan a seguir con sus labores diciéndome “Tranquila Mayi, es la señora de la limpieza, es buena y no va a entrar en casa…”
Y yo pienso: “Más le vale, porque no pienso dejarla entrar sin que me escuche!!”

Comments (2) »

Croqueta

Según la R.A.E., una croqueta es lo siguiente:
“Porción de masa hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo, etc., que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante. Suele tener forma redonda u ovalada.”

Según mi criterio, esto:
“Porción de locura que se apodera momentáneamente de una pobre servidora y hace que la víctima se reboce en el sofá cada vez que va a salir a la calle. Suele tener forma de galgo.”

Comments (1) »

El año nuevo

Abby y yo hemos empezado el 2011 comiendo 12 trocitos de salchicha. Estas tradiciones humanas son un poco absurdas, ¿qué diferencia hay entre comer 12 uvas, 12 trocitos de salchicha o un salchichón entero? No lo acabo de entender… Dicen que es porque da buena suerte, pero no sé si nos habrá hecho efecto el conjuro, ¿sirve si te comes todos los trocitos a la vez?
Por lo demás todo sigue igual, a nosotras no nos importan las fechas, sólo los aniversarios, que toca tarta rica, pero lo importante es seguir día a día como hasta ahora. Parece que el haber comido 12 cosas mientras suenan unas campanas no afecta para nada al karma, al menos al de nuestra especie, galguis galgunus.
Ayer por la mañana fuimos a Oviedo y nos encontramos con muchos de nuestros parientes. A algunos nunca los habíamos visto. La conversación general fue: “Desde luego estos humanos parecen tontos… ¿qué hacemos aquí mojándonos y papando frío con lo a gusto que estábamos en casa?” Pues eso, que la próxima vez como veamos que esté el día feo hacemos huelga y no vamos. Total, para que todo el mundo se acerque a acariciarnos y decirnos lo guapos, buenos y tranquilos que somos todos… mejor estamos en casa. Especimenes humanos, tomen nota: Propósito para el nuevo año: más galletas y menos piropos!!

Leave a comment »