Archive for julio, 2010

Asuntos veterinarios

Ayer estuve un poco pachuchita. Por la mañana nos levantamos y tras venir de la calle no nos dieron el desayuno. Mami no se puso a trabajar delante de su ordenador y todo era un poco raro. Hacia las 11 salimos de casa con Josito incluído todo el rato lloriqueando porque odia salir a la calle. Quién se lo iba a decir a un gato callejero!! Ahora es un gato casero de manada perruna.
Cuando vimos que nos estábamos acercando a la clínica veterinaria pensamos que sería una de esas visitas que hacemos para llevar a Josito y nos reímos de él mientras sufre, pero lo raro era que nosotras tampoco habíamos desayunado. Abby y yo no sabíamos a quién de las dos le iba a tocar quién sabe qué… y me tocó a mí…
Como siempre entré con papi en las profundidades de la clínica y poco a poco me dormí entre los brazos de Morfeo gracias a los efectos de la anestesia, porque no es que tuviera sueño. Josito entró 5 minutos antes pero no lo vimos. Abby se quedó en la entrada con mami echándonos de menos.
En un par de horas me desperté con un diente menos y mi familia al completo llamándome desde la entrada de la clínica para que les fuera a saludar. Me puse muy contenta.
Josito estaba en su transportín medio apijotado y sin huevecillos. Le había llegado su hora de la esterilización.
Yo llevaba ya varios meses con molestias en mi diente y decidieron quitármelo para que no fuera la cosa a peor. Ya lo tenía bastante picado y se me podía infectar.
Cuando llegamos a casa ya toda la familia al completo Josi se puso a dormir como si nada, pero yo lo pasé un poco mal. Estaba tocada por la anestesia y no me encontraba muy bien. Tras unas horas de descanso y mimitos me fui recuperando y sintiendo mejor. Josito ya llevaba un buen rato por ahí haciendo el mal y estaba como si no le hubiera hecho nada en el veterinario.
Para cenar me dieron macarrones con salchichas especialmente hechos para mí y me los comí muy contenta. Abby también se puso muy contenta, porque a ella no le hicieron nada pero se comió todas las delicias que merece una galga convaleciente.
Ahora tengo un diente menos y un dolor menos. Y cruzaré los dedos para que esta noche me den de cenar también macarrones!!!

Leave a comment »