Archive for junio, 2010

Cachorritos en adopción

Algunos de nosotros tenemos suerte en la vida y vivimos ese momento en el que todo cambia y el infierno desaparece para dar paso a algo mucho mejor. Entramos a formar parte de ese grupo de privilegiados que pueden vivir su vida con dignidad, al lado de una familia que les quiere, les cuida y haría cualquier cosa por ellos. Nos hacemos socios del club de los perros familiares, que es como todos deberíamos ser, pero por desgracia, para eso todavía tienen que cambiar mucho las cosas y las mentes retorcidas.
El lunes conocimos una historia más de buena estrella, una galga abandonada, que podríamos ser Abby o yo, que tuvo la suerte de que unos chicos decidieran acabar con su mala racha. Esta historia se podría terminar ahí, con final feliz, pero tiene un pequeño detalle que hace que todo sea un poco más complicado. Esta galga estaba preñada y tuvo 7 cachorritos. Afortunadamente han nacido en un hogar y sus papis de acogida quieren que disfruten de una vida feliz desde el principio, cosa que no tuvo su madre. Viven en un piso y por desgracia no hay sitio para todos. Quedan 3 cachorritos por dar en adopción: Barsino, Oson Gordo y Grisín. Como podéis ver son una monería.



Desde aquí queremos hacer un llamamiento para que toda aquella persona que esté deseando adoptar un cachorro se anime con uno de estos angelitos. Absténgase todo aquel que no esté dispuesto tratarlo como un miembro más de su familia de por vida. Buscamos a alguien de buen corazón, que sepa tratar a los animales como se merecen, que tenga la paciencia suficiente para criar un cachorro y que nunca se vaya a separar de él y le haga un perro feliz. Por supuesto, sus papis harán un seguimiento de cada uno de ellos para asegurarse de que todo va bien.
Si sabéis de alguien que pueda estar interesado, por favor, poneros en contacto: lamaria81@gmail.com

Comments (2) »

Bautismo de natación


Ayer por la tarde, después de una siestecita reparadora, nuestros papis decidieron huir de los ruidos de las fiestas de San Juan y nos fuimos de paseo a explorar nuevos mundos.
Le dijimos a Josito que cuidara la casa en nuestra ausencia y que si llamaba alguien les dijera que habíamos salido a airearnos. Nos subimos al coche, ahora con súper maletero “especial galgas”, y fuimos observando el paisaje y asomando el hocico por la ventanilla.
Pronto llegamos a nuestro destino, el Parque de Invierno de Oviedo, y empezamos a caminar por la senda muy contentas y disfrutando de la tarde que hacía. Caminamos y caminamos, nos hicieron subir unas cuestas muy muy empinadas, pero seguro que al llegar arriba del todo nos estaba esperando algo bueno. Llegamos con la lengua fuera y por fin empezamos a bajar. Abajo había un parque muy grande, con su césped y sus columpios para humanos. Nos pusimos a correr como dos locas, yo delante y Abby detrás, jejeje, y dimos vueltas y vueltas alrededor de nuestros papis, que nos observaban y disfrutaban del espectáculo. Pero correr cansa y da calor, y allí había una charca muy grande, así que no me lo pensé dos veces y me tiré a ella. El tiempo se paró. Me sumergí y aquello era profundo, no hacía pie. En un segundo mis papis vieron como luchaba por salir a la superficie y ya estaban a punto de tirarse a por mí. Pero soy una galga con recursos, empecé a mover mis patitas torpemente, me acerqué a la orilla y salí airosamente cual reina de los mares. En ese momento se empezaron a reír de mí a carcajadas y Abby decidió refrescarse ella también, pero fue más prudente y no se tiró a lo loco como yo, remojó sus patitas y su barriguilla y salió. Luego nos pegamos unas carreritas post-baño para secar un poco y continuamos con el paseo.
Quién me iba a decir a mí, una galga de secano, que ni siquiera me mojo los tobillos en la playa porque no me gusta el agua, que se me iban a cruzar los cables y me iba a tirar a una charca de cabeza y sin pensarlo… Ver para creer!!!




Aviso para navegantes: no hemos podido inmortalizar el momento de Maya dándose su primer baño porque la tensión de la escena nos impidió sacar el móvil para hacer una foto y luego estábamos demasiado ocupados riéndonos de la cara que se le quedó cuando salió del agua 🙂
Quién sabe, igual ahora que ha descubierto que sabe nadar le coge el gustillo…

Comments (1) »