Paseo dominical

Hoy, por primera vez, la que escribe no es Maya. Escribo yo, María, la mami y protectora de estos dos soles que son Maya y Abby.
Desde que Maya llegó a nuestras vidas hace ya casi un año, me he empezado a concienciar de la problemática que existe en este país del maltrato y abandono animal, y en especial del que sufren los galgos. Todos los días alguien hace un comentario de lo preciosas que son Maya y Abby, pero por desgracia, también tengo que oír comentarios muy desafortunados de señores que son muy listos y que lo saben todo. Estoy harta de que me recomienden que le “eche” una liebre a las galgas, que las lleve al monte a correr que seguro que cazan algo, que las haga hacer ejercicio… Creo que los consejos sólo deben darse si te los piden, pero la generosidad de estas personas a la hora de compartir su sabiduría no tiene límites. Nos han llegado a decir que nuestras perras no deberían de vivir aquí, sino en Castilla, que es donde tienen que estar, cazando, porque sólo valen para eso, y también se han atrevido a preguntarme que “de dónde saco a los galgos estos”, que estaría muy bien hacerse con algunos para ir a cazar. En estos casos, yo, con mucha educación, suelo explicar que mis perras son unas pobres víctimas del maltrato y abandono por parte de cazadores sin escrúpulos. Lo que pasa es que cuando ya has oído tantas estupideces, la educación se empieza a perder, y creo que eso está bien, porque ¿por qué vas a ser educado con alguien que no merece tu respeto? No me parece normal que alguien que no me conoce de nada me asalte por la calle para darme consejos de lo que debería hacer con mis perras. Además creo que les debería dar la cabeza para discurrir un poquito y atar cabos antes de hablar. ¿Qué hacen dos galgas en un lugar en el que afortunadamente no se utilizan para la caza? ¿De dónde han venido? ¿Por qué están aquí? ¿Tengo yo pinta de ser cazadora?
Me estoy dando cuenta de que hay mucha gente que no tiene ni sentido común, ni educación, ni consideración ni nada de nada. Me estoy dando cuenta de que hay mucha gente a la que le sobra el tiempo, y en lugar de invertirlo en algo constructivo se dedican a meterse en la vida de los demás. Esa gente me da mucho asco y me cabrea. Agotan mi poca paciencia y están retando a mi lado oscuro.
¿Cuál es el problema? Que a esta gente, les digas lo que les digas, les va a dar igual. No les importa lo que les expliques, porque sólo ellos tienen razón. Tienen grandes conocimientos que compartir con el mundo y lo que ellos dicen va a misa.
Todavía esta mañana, mientras paseaba tranquilamente con Maya y Abby, va un hombre y me pregunta que desde cuánto hace que tengo a Abby, que a Maya ya la había visto, pero a Abby no. Luego va y me dice que son muy guapas, y yo pensé, anda mira, creía que me iba a soltar una faltosada pero no… pero luego me suelta que él tiene en Castilla una igual que Maya para cazar. Yo le dije que mis galgas no cazan, que son de esas que los cazadores como él maltratan y abandonan. Y el tío ni se inmuta… Qué impotencia y qué asco. ¿Pero cómo se atreve a decirme eso? ¿No entiende que resulta ofensivo? Me quedé con las ganas de preguntarle si comía muchas liebres y conejos, si se sentía orgulloso de cazar sin necesidad de hacerlo, y qué iba a hacer con su preciosa galga cuando dejara de cazar… En fin, para esta gente la ignorancia es sabiduría.
Sé que no soy la única persona a la que le pasa esto, porque por desgracia, para mucha gente un perro de caza es una herramienta, y tenerlo sin explotarlo a cazar es una pérdida de tiempo. Para muchos un perro o cualquier animal es un ser inferior que no merece ser tratado con respeto. Escribir esto me sirve para desahogarme, porque sé que será leído por gente que se sentirá identificada conmigo.
Para mí que se metan con Maya y Abby es como si se metieran con cualquier miembro de mi familia. Ellas forman parte de ella y valen mucho más que esos señores tan sabios y locuaces que invierten su tiempo en faltar al respeto, decir estupideces y hacer daño.
Por suerte no todos pensamos igual. Unos somos personas y otros son… ¿escoria humana?

4 comentarios so far »

  1. 1

    David said,

    Muy bien escrito

  2. 2

    Juana y Alberto said,

    Bienvenida al mundo de los incomprendidos. Nosotros tenemos a Iru hace más de cuatro años y cómo te imaginarás, ya hemos oído de todo lo habido y por haber.
    A este tipo de gente le importa un bledo lo que tu les digas. Son mentes muy cuadriculadas y no hay más allá de lo que ellos piensan. Lo importante de verdad es la gente que adopta un galgo, la que piensa cómo tu y cómo yo. O la gente que se interesa por ellos a otro nivel que no sea el de utilizarlos para después tirarlos cómo juguetes rotos. Cada vez sómos más aunque todavía seamos pocos.Yo tengo la esperanza de que conseguiremos grandes cosas para ellos con el tiempo. Me alegra mucho estar en el mismo barco que todos vosotros.

    Un beso grandón….

  3. 3

    eva said,

    Hola! me encanta leer tu blog. Me he sentido superidentificada con lo que has escrito, la gente no para de decirme que si que desperdicio de perros, que debería hacerles cazar para que fuesen felices, que cómo los puedo tener dentro de casa, que si los perros tienen que estar en el campo,etc… Tengo 1 galgo y 2 cruces de podencas, además de todos los galgos acogidos que van pasando por casa y también estoy harta de que la gentuza me diga lo que tengo que hacer, incluso se atreven a decirme que les de menos de comer, me parece tan fuerte! Mis perros son felices llevando la vida que llevan comer, dormir, paseito, dormir, comer, paseito…Lo último que querría mi galgo es que le dejara en la calle para cazar, el pobre está traumatizado gracias a lo que le habrá hecho algún cazador sin escrúpulos. Sólo quiere salir rápido a hacer sus cositas y volver ipso facto a su casita, además de temblar como un flan cada vez que ve a una persona extraña…Qué asco de gente!

  4. 4

    luciatb said,

    Amén a todo.

    La verdad es que ya sabía lo que pensabas puesto que no es la primera vez que te lo comentan estando yo delante. De hecho, gracias a Maya y ahora a Abby, Darko es invisible y ya no parece “tan de caza”. Ahora el turno de los comentarios estúpidos les toca a ellas, y eso que me parece que con lo que habrán sufrido se merecen al menos el indulto de dejar de tocar lo que ni ellas ni nosotras tenemos.

    No sé si te comenté la señora que se encontró Mirian paseando a Curtis. Le preguntó si era un perro de caza. Lo que le pasaba a la señora era que tenía nostalgia. Ella misma había criado a un perro de caza pero al final, cuando tenía varios meses, y muy a su pesar, lo tuvo que regalar a un cazador porque LO ESTABA ESTROPEANDO! Es una mente diferente que yo creo que irá cambiando generación tras generación. Lo malo es que es posible que antes se acabe el mundo…

    No pude evitar sonreír al leer lo de retar a tu lado oscuro. Pero es que ya estás en él, en el lado de la minoría. Y que sepas que estás empezando peligrosamente a pensar como un vegetariano. Tus comentarios “Para muchos un perro o cualquier animal es un ser inferior que no merece ser tratado con respeto” los habré leído no sé si en cientos, pero al menos en decenas de páginas y blog vegetarianos o veganos, así que ten cuidado, porque si no si que te vas a pasar al lado de los incomprendidos.

    Y nada, levanta esa moral que a aguantar toca!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: